Entradas
Comentarios

Por Daniel Monge Ulate.

Imagen ilustrativa.

El martes 12 de junio un grupo de amigos y mi persona fuimos al restaurante Hooters, ubicado en San Pedro.

Al irnos, cada uno fue a pagar lo que se había comido, ya que en dicho lugar no dejan dividir cuentas.

Cuando todos terminamos de cancelar, nos llevamos la sorpresa de que había un excedente de ₡40.000, que no se había consumido.

Después de hablar con todos los encargados, desde la jefa de saloneras hasta el gerente, que solo se dignó a darnos el nombre (Daniel), no sé si por miedo o por arrogancia, decidieron que la única forma de que pagáramos iba a ser dejándonos encerrados en el local contra nuestra voluntad.

Además, llamaron a la policía como si fuéramos ladrones que lo único que queríamos era “estafar” a la multinacional franquicia.

Uno puede entender la preocupación de ellos, pero nosotros no nos merecemos este tipo de trato.

El local para este entonces estaba ya más vacío, pero igual fue vergonzoso, aún más después del show que montó el guardia de seguridad de trabar la puerta y de aplicar el uso de la fuerza para impedir que uno de nosotros saliera.

Montaron un verdadero circo a costa nuestra.

Unos 30 minutos después de que nos prohibieran la salida, llegó la policía, ¡cinco oficiales con todo y la famosa “perrera”!

Solo Dios sabe qué les dijeron para que llegara todo eso.  Al final, los oficiales tomaron algunos de nuestros datos y nos dejaron ir; después de que hicieron una gran escena en el local. Salimos sintiéndonos como ladrones.

Yo la única pregunta que le tengo a los dueños de la franquicia de Hooters es: ¿Así les enseñan a sus gerentes a tratar a sus clientes? Lo digo porque, ignorando los ₡40.000, la cuenta fue de unos ₡179.000.

Algo sí está claro, Hooters (tanto el restaurante de San Pedro como el de Escazú) está vetado de nuestra lista de lugares por volver a visitar.

No somos ese tipo de personas que gustan ser tratados como ladrones después de que todos y cada uno de nosotros pagó honestamente lo que consumió.

Tal vez es hora de empezar a ver para dentro y, para evitar incidentes futuros, dejar separar cuentas o aplicar el ideal de cuenta servida, cuenta pagada.

En algunos casos es más cómodo y menos estresante, además de que se evitan este tipo de malentendidos.

VN:F [1.9.5_1105]
Rating: 0 (from 0 votes)

13 Responses to “Hooters calculó mal cuenta y “encerró” a clientes que se negaron a pagar excedente, denuncia consumidor”

  1. Anonimo says:

    En Hooters nos pasó que reservamos una mesa, éramos 25 personas. A la hora de pagar, no quisieron dividir cuenta por persona, tuvimos que reunir 250 mil aproximadamente. Lo peor es que todo el cálculo lo tuvimos que hacer nosotros, porque la camarera no tenía la capacidad para hacerlo. Luego, el gerente nos trató mal y nos dijo que por lo general no tiene el problema de dividir cuentas, ya que la gente que llega es de cierta clase social…..

    [Reply]

    Mauricio Reply:

    JAJA, o sea, los trataron de “limpios” o de la “gradería de sol” ¡Qué horror!

    [Reply]

  2. Emilio says:

    En este lugar hay que estar siempre muy atento porque con esa historia de que no se separan cuentas, más de una vez se termina pagando más de lo que realmente se consumió.

    [Reply]

  3. Carlos Rivera M. says:

    Yo no entiendo tampoco cómo en los locales no pueden separar cuentas, ni tampoco llevar cuentas grandes bien, bueno igual pasa de vez en cuando que a alguien se le olvida (si olvidado, si ya es reincidente debería analizar si es realmente olvido) pagar algo. Recomendación para grupos grandes: Decirles que nunca limpien la mesa, se paga lo que está ahí o que cada persona anote lo que lleva y que el mesero(a) firme, porque pedirle a lugares así que lleven bien las cuentas por ellos mismos es algo imposible.

    Los lugares que separan cuenta nunca tienen problemas de que no pagan, simplemente anotan en papelitos separados y después cada quien paga lo que dice el papel, no entiendo qué tanto cuesta hacer eso.

    [Reply]

  4. Julio Cedeño says:

    Vetado ha estado para mí desde hace rato, yo que siendo hombre y que al final es el tipo de negocios que se orientan hacia el sector masculino, no puedo ignorar cosas como mala atención, pésimo servicio, gritos desde el salón del restaurante hacia la cocina y cosas por el estilo, tengo amigos de la oficina que les encanta ir para ver a las muchachas de ahí que al final no son la última maravilla, tengo amigas de mejor ver y con mucha más materia gris que el rejuntado de ella. Yo he ido 2 veces, y siendo que al final fueron 2 veces más de las que debería ir. Esos restaurantillos que dicen ser de multinacionales de fama internacional y no sé qué más, podrán decirlo, pero al final no es que logran traer la buena calidad a este país. Yo estoy convencido de que un día comenzarán a transmitir Combate desde Hooters y ya con eso se terminan de complementar. Yo prefiero ir a cualquier otro lugar mejor y, si es de ver mujeres, pues para eso están los clubes nocturnos para los que quieran ir.

    [Reply]

  5. Johan says:

    He tenido chance de visitar el Hooters en otros países y llegué a la conclusión de que es un lugar sobrevaluado, la comida y el servicio no valen la pena. Se come mejor, y lo atienden mejor, en muchas soditas de pueblo.

    [Reply]

  6. Sebastian Elizondo says:

    Definitivamente, es hora de que analicen separar las cuentas, es algo de lo que me he quejado siempre y que nunca han hecho por dónde corregir. Otro punto es que no es la primera vez que montan circos de este tipo para con los clientes y dependiendo del local, prácticamente hay que rogarle a la mesera que lo atienda a uno. Si la cliente es de género femenino la situación se complica aún más. Las alitas son la única razón que mantiene a algunos de nosotros visitando el local.

    [Reply]

  7. Chepe says:

    Antes mi grupo de amigos y yo solíamos visitar mucho el Restaurante Hooters en Escazú, y siempre, recalco, SIEMPRE, en la cuenta venían cobradas cosas de más. Metían cervezas fantasmas, cocteles que nadie se había tomado, platillos que habíamos ordenado y nunca llegaron (pero sí cobraban).
    Después de tres o cuatro pleitos por lo mismo, decidimos nunca volver. Lo peor es lo que relata Daniel Monge. A uno lo tratan como un verdadero ladrón o un muerto de hambre.

    [Reply]

  8. Anthony Phillips says:

    En este restaurante es la costumbre cobrar de más. El modus operandi es simple:

    Pides 3 veces la misma cosa, porque la chavala se atrasa o no parece prestar atención. Ella cobra 3 veces el artículo, pero lo trae una sola vez.

    [Reply]

  9. esteban says:

    ps. no vayan, overpriced y la verdad. pufffffffffff who the fuck cares!!!

    [Reply]

  10. Maureen says:

    ¡Qué increíble! Igual nos pasó a nosotros. ¡Fuimos al rededor de 20 amigos, y al final se tuvo que pagar platos fantasmas y bebidas que nadie pidió!
    ¡Pésimo lugar!

    [Reply]

  11. Jorge says:

    La clase social sale sobrando, el separar cuentas es el problema ahí. Antes iba mucho con mi novia, amigos y las respectivas parejas…yo NO pienso pagar por todos ni nadie de las demás personas ahí y ninguno tenemos problemas económicos. Decidimos cambiar por esa misma razón…no separar cuentas, cobros fantasmas y cobros de comida que ordenamos y nunca llegó. Las meseras lastimosamente carecen de materia gris para dividir sumar y restar, una incluso una vez me dijo: wooow, ¿cómo sacó los impuestos? Después de que le dije cuánto era antes de que ella terminara de usar su calculadora…ahora vamos a +tkila en el mismo centro comercial en Escazú y problema resuelto.

    [Reply]

  12. Javier says:

    Muy fácil, cuando uno llega, pregunta si separan las cuentas. Si le dicen que no, entonces que hagan cuentas separadas, por nombre y listo. Así al final me dan mi cuenta y pago y listo. Si no lo quieren hacer, se sientan en mesas separadas, y luego las ponen juntas. ¡Y ya!
    Yo he aprendido a que siempre hay que preguntar antes de adquirir un servicio. Igual con los taxis. Lo aplico a todo y me evito malos ratos.
    Si las condiciones no son satisfactorias desde el principio, pues adquiero los mismos (y a veces mejores) en otro lado.

    [Reply]

Deje un comentario

Conectarse con Twitter

  • Sobre el blog

    Aquí Hazel Feigenblatt comenta sobre servicio al cliente en negocios e instituciones públicas y otros temas para que los consumidores no caigan donde otros ya han caído. Comente usted también!