Entradas
Comentarios

Las principales fuentes de ruido provienen de los altoparlantes de los establecimientos comerciales y de las iglesias.

El ruido puede generar que aumente la frecuencia cardíaca, la presión arterial y alterar la conducta de una persona.

¿Qué haría usted si todas las madrugadas la alarma de un comercio cerca de su casa sonara tres o cuatro veces por más de cinco minutos?

Katya Electra Chacón asegura que la situación descrita anteriormente afecta su hogar todos los días, lo cual la tiene cansada a ella y a su familia.

Según cuenta, el sonido de la alarma proviene del supermercado Palí de San Miguel de Desamparados.

“Lo único que hacen es decir que llamarán a los técnicos y la cosa queda ahí. Servicio al cliente de Walmart responde que llaman a seguridad, que seguridad llama a los técnicos, pero la verdad a mí no me interesa si hasta al Papa llaman si no me están resolviendo el problema.

“Mis hijos se van a la escuela mal dormidos, mi esposo y yo al trabajo”, lamentó Chacón.

Efectos sobre la salud

El médico Allan Varela, director de la Región Central Sur del Ministerio de Salud, explicó que el ruido puede perturbar el bienestar de una persona.

“Altera el estado basal de las personas, o sea, el cuerpo mantiene un nivel de sustancias que deben mantener un equilibrio. El ruido altera la secreción de sustancias, concretamente aquellas que hacen que el cuerpo esté en estado de alerta”, detalló Varela.

De acuerdo con el médico, esta situación puede hacer que aumente la frecuencia cardíaca, la presión arterial, sumado a que el estado de conducta de la persona también se altera, eso sin contar los problemas auditivos que pueden generarse.

“Sí está claramente relacionado el ruido alto con problemas en la salud. Si bien es cierto que el aumento de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial no son a niveles muy elevados, si es una situación constante, a largo plazo, sí puede representar problemas de salud en la persona”, alertó el director.

Ruido que sobrepasa los límites establecidos

El Reglamento para el Control de la Contaminación por Ruido establece dos períodos en los cuales los niveles de ruido tolerados difieren: uno diurno, que va desde 6:00 a.m. hasta las 8:00 p.m., y uno nocturno, que va desde las 8:00 p.m. hasta las 6:00 a.m.

En una zona residencial (donde predominan viviendas), en la mañana, el ruido no puede sobrepasar los 65 decibeles. Entre tanto, en la noche no puede alcanzar más de 45 decibeles.

¿Qué parámetros pueden hacer sospechar a una persona que un ruido está excediendo los límites fijados?

Varela dijo que ningún ruido debe trastornar una conversación que se sostiene en una casa, por ejemplo. La persona no tendría que verse afectada.

“Si el ruido afecta y hay que estar subiendo el volumen del televisor, probablemente hay una violación”.

Denuncias y procedimiento

Si usted considera que está siendo afectado por ruido, puede acudir al área rectora de salud de su localidad para denunciar la situación.

En casos como estos las denuncias no pueden ser anónimas, pues es necesario que el Ministerio de Salud envíe a un funcionario para que realice una medición del ruido y determinar si es desproporcionado.

El sonido es medido desde el interior de la casa del presunto afectado, no desde el sitio donde se ubica el comercio que provoca el ruido, explicó el médico.

El Ministerio de Salud no conoce los asuntos de vecinos ruidosos, sino que eso debe tratar de resolverse hablando con el vecino o denunciarse ante un juzgado contravencional, pues esos casos estarían violentado el artículo 388 del Código Penal.

Deje un comentario

Conectarse con Twitter

  • Sobre el blog

    Aquí comento sobre experiencias de servicio al cliente --mías y de quienes me envían sus historias-- para no caer donde ya sabemos que otros han caído. También comento sobre todas esas situaciones ilógicas y sin sentido que muchas veces ni vale la pena denunciar, pero para las cuales existe el derecho al berreo!

    --Hazel Feigenblatt