Entradas
Comentarios

Por Alberto A. Borges Fallas.

El supermercado Cristal, en Curridabat, tiene una ventanilla (en el food court) donde venden fundamentalmente “casados”, desde alrededor de mediodía hasta pasada la una de la tarde.

Hace más de un año, me quejé ante la Defensoría del Consumidor de que los precios no se exhibían y de que, una vez que uno había hecho fila y le habían “alistado” la comida, la cajera cobraba como una lotería.

La Defensoría atendió mi solicitud y ellos pusieron un listado en letra ilegible y la situación persiste.

Un día pedí un “casado” que traía arroz, puré, pescado (tiburón), ensalada y fresco, que en cualquier parte vale menos de ¢2.500, y me cobraron ¢3.125. 

Al preguntarle a la cajera qué me estaba cobrando, respondió que por porciones es más caro.

El plato del día cuesta ¢2.200. No hay ninguna información visible que le señale al consumidor qué incluye el famoso especial del día.

Considero que hay una clara violación a la Ley 7472, en su artículo 32, inciso c, que dice que son derechos fundamentales e irrenunciables del consumidor “el acceso a una información, veraz y oportuna, sobre los diferentes bienes y servicios, con especificación correcta de cantidad, características, composición, calidad y precio”.

Pido a la Defensoría del Consumidor tomar cartas en el asunto y así proteger a todo consumidor.

VN:F [1.9.5_1105]
Rating: +1 (from 1 vote)

2 Responses to “Consumidor se queja de que en súper Cristal no hay información clara sobre precio de “casados””

  1. kpg says:

    Aunque esta queja es del año pasado, me uno a la queja… Desde este año trabajo cerca de Plaza Cristal, y en efecto en esa soda cobran lo que quieran. El plato del día es menos que en cualquier otro lugar, porque te dan arroz, frijoles, una porción de carne y (ensalada o plátano maduro)… cuando en cualquier otra parte te dan la ensalada y plátano maduro… y si pides un picadillo ( aunque este no traiga ni una pizca de carne ) te cobran de 1000 a 1300 colones más.
    Además, en la mayoría de las soditas, si cambias por ejemplo los frijoles por la ensalada, te dicen que no hay problema,,, pero en esta soda no, ahí y te cobran los 1000 colones por la ensalada… o sea.. nada que ver.
    Lo que sí se puede decir es que el lugar cocinan rico, y básicamente por eso uno va, pero cada vez que voy tengo que pelar los ojos mucho para que no me salgan con que un platico básico es 3500 colones. ¡Ojo con ese lugar!

    [Reply]

  2. Luis Diego says:

    También quiero aportar mi criterio sobre ese supermercado. No sólo con su foodcourt, sino en TODO el supermercado Cristal, absolutamente todo, la atención que le dan a los clientes es deprimente; es peor que pésima. Hacen todo lo contrario a lo que uno se esperaría en un ambiente de competencia como el de nuestro país, donde las empresas inteligentes saben captar la preferencia del público. Uno entra al Cristal y nota enseguida que ahí todo el mundo carece de la educación más elemental: Nada de saludo, nada de demostración de agrado por la visita que uno les está haciendo. Actúan como si le estuvieran concediendo un favor con atenderlo, y como si les provocara molestia. ¿Qué están haciendo ahí entonces? ¿Por qué no van a lavar sanitarios, si tanto les desagrada atender personas?. La tipa que ponen en el puesto de información (que a la vez es la paquetería) es lo más nefasto que he visto; sin la más mínima vocación de atender a seres humanos. Bien se ve que los métodos de selección de personal en ese lugar son un absurdo. Así es a todos los lectores les aconsejo: nunca desperdicien su dinero yendo a dejarlo a un sitio tan incivil y asqueroso. Vamos a ver si cuando estén a punto de la quiebra van a seguir en ese nivel tan bajo. Al público se le trata bien por sobre todo; quien no entienda eso, que no estorbe.

    [Reply]

Deje un comentario

Conectarse con Twitter

  • Sobre el blog

    Aquí Hazel Feigenblatt comenta sobre servicio al cliente en negocios e instituciones públicas y otros temas para que los consumidores no caigan donde otros ya han caído. Comente usted también!