Entradas
Comentarios

Por Saruhen Vindas Leitón

Como es costumbre, desde hace más de 8 años, todos los días al salir de su trabajo mi madre pasa a comprar el pan de la tarde en la Musmanni del centro de Guadalupe.
Hace varios días, cuando ingresó a dicha panadería, le hizo la consulta al panadero sobre cuánto tiempo faltaba para que saliera el pan fresco y caliente.
El panadero respondió muy amablemente que en cinco minutos y mi mamá se sentó a esperar.
Para su sorpresa, en un tono nada amable, la cajera le preguntó: “¿Y usted que está esperando?”.
Y ella le respondió: “el pan fresco”. La cajera se enojó y le gritó al panadero que él no era nadie para decirle a la gente cuánto tiempo le falta al pan fresco.
Cuando mi madre le pidió el producto, la mujer le contestó: “Ahora se tiene que esperar, ¿o no ve que estoy ocupada?”.
La mujer la hizo esperar más de 20 minutos de pie y le entregó el pan hasta que le dio la gana y en una bolsa donde la mitad del producto quedaba por fuera.

Cuando mi mamá le pidió una bolsa más grande, le gritó y le dijo que no tenía. Mi mamá le volvió a pedir la bolsa y esta insolente mujer le tiró una bolsa más grande en el mostrador.
Me llena de ira el saber cómo estas personas abusan y maltratan a un cliente, hubiera deseado estar ahí en ese momento, el cuento habría sido otro.
¿Será que no se dan cuenta que en estos tiempos hay muchas opciones en el mercado? Si estos negocios crecen y se mantienen es por el cliente.
Obviamente hemos llamado en varias ocasiones para poner la queja y nunca contestan.
Por lo menos, en nuestro caso, perdieron como cliente no solo a mi madre, sino a todas aquellas personas que estamos a su alrededor.

3 Responses to “Consumidora narra trato irrespetuoso contra su mamá en Musmanni de Guadalupe”

  1. Gina says:

    Es cierto, cada vez hay más competencia y parece que las empresas no se dan cuenta… el trato a los clientes es cada vez peor en algunos lugares, un día de esto pasé por la Musmanni de San José, en plena parada de Guadalupe.. y no me vendieron porque en ese lugar no tenían cambio para 10.000, es increible…

    [Reply]

  2. Gerardo OLMOS says:

    Hace muchos años en la panadería Musmanni en San Isidro, Hd. llegué a comprar pan y observe en el mostrador al lado de la cajera una canasta, que no estaba cubierta, con galletas y además… con MOSCAS. Le informé a la cajera sobre el asunto y muy amablemente me contestó: “Tranquilo que las moscas no las cobramos”. Por supuesto que preferí no comprar el pan en ese lugar, ahí se lo dejé y caminé tres cuadras más hasta otra panadería, y desde entonces paso por el frente de la Musmanni ( que me queda cerca de la casa) y prefiero caminar más pero encontrar un establecimiento limpio y con trato amable, además de que el precio es mejor. Por eso, yo creo en el BOICOT, cuando en un negocio me tratan mal o veo algo que no me gusta…no les vuelvo a comprar.

    [Reply]

  3. Jisra says:

    Al menos he de decir que en la de Tibás centro que es la que mas conozco, nunca me han atendido mal, depende mucho del personal y la falta de supervisión creo, porque una vez en la del mercado central ciertas empleadas se estaban quejando a viva voz de un cliente por una misera pregunta que el hizo, lo que me parece poco profesional. Sin embargo, siendo yo la señora, no le hubiera comprado nada y le tiro el pan en la cara o al menos la jodo un buen rato o la averguenzo con otros clientes, uno es muy respetuoso pero a veces se pasan.

    [Reply]

Deje un comentario

Conectarse con Twitter

  • Sobre el blog

    Aquí comento sobre experiencias de servicio al cliente --mías y de quienes me envían sus historias-- para no caer donde ya sabemos que otros han caído. También comento sobre todas esas situaciones ilógicas y sin sentido que muchas veces ni vale la pena denunciar, pero para las cuales existe el derecho al berreo!

    --Hazel Feigenblatt