Entradas
Comentarios

Por Fernando Solís Fonseca.

Imagen ilustrativa. Los bancos están obligados a cerrar la tarjeta de crédito de sus clientes cuando estos lo soliciten. El procedimiento debe ser sencillo y ágil.

Después de muchas llamadas que me hicieron en el 2011 de parte de Citi, ofreciéndome una tarjeta de crédito, una mujer con un acento extranjero me dijo: “¿Por qué no acepta la tarjeta? Si no la quiere usar no tiene que pagar nada y ahí la tiene por si alguna vez la necesita”.

De tonto, me tomó descuidado y me pareció razonable lo que decía y, además, era una forma, según yo, de que me dejaran en paz con la llamadera.

En junio del 2011 me trajeron la tarjeta a la casa. A mediados de febrero empezaron las llamadas, tres o cuatro al día, por lo menos, para cobrarme una supuesta deuda con ellos.

Mi respuesta fue: “¿Cómo puedo yo tener una deuda con ustedes si nunca he usado la tarjeta?”.

La respuesta fue: “Tiene cargos por seguros, morosidad y gestión de cobro. Son ¢15.000”.

Así siguió la cosa, opté por no contestarles, la mayoría de las veces, hasta que el viernes 23 de marzo les contesté y les pregunté que cómo podía terminar con eso. Ellos contestaron que fuera a la plataforma de servicios del banco. Leer Más

El caso que cuenta aquí Ervert Knohr es un lamentable recordatorio de que no todo el que trabaja en una veterinaria tiene el entrenamiento y/o la vocación para trabajar con animales, ni siquiera para algo sencillo como bañarlos.

Precisamente por ello la cadena PetSmart, en Estados Unidos, tiene amplias ventanas que permiten a los dueños y a cualquier persona observar mientras los empleados bañan o cortan pelo y uñas.

Si en su veterinaria no le permiten observar, quizá es hora de buscar otro sitio más transparente. Leer Más

Foto: Carol Adams. Imagen con propósitos ilustrativos.

Ante el caso de Ervert Knohr, quien dejó a su perro en una veterinaria y al regreso lo encontró con heridas y los ojos hinchados, Quienpagamanda.com conversó con Ileana Céspedes, coordinadora del  Programa de Bienestar Animal de Pequeñas Especies del Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa), sobre qué opciones tienen los clientes. Leer Más

Por Daniel Monge Ulate.

Imagen ilustrativa.

El martes 12 de junio un grupo de amigos y mi persona fuimos al restaurante Hooters, ubicado en San Pedro.

Al irnos, cada uno fue a pagar lo que se había comido, ya que en dicho lugar no dejan dividir cuentas.

Cuando todos terminamos de cancelar, nos llevamos la sorpresa de que había un excedente de ₡40.000, que no se había consumido. Leer Más

Imagen ilustrativa.

Tras la publicación del caso de Wagner Freer, un cliente  enojado por la lentitud con que los fondos de PayPal se transfieren a su cuenta del Banco Nacional, Jessica Soto, directora de Relaciones Institucionales de esa entidad, aclaró que el proceso tarda cinco días (en EE.UU. suele ser inmediato) y explicó las razones de ello.

“Con respecto al comentario del señor Freer en el blog QuienPagaManda.com, el Banco Nacional considera que es importante aclarar a los lectores que el servicio que ofrece la plataforma PayPal es un servicio diferente al de remesas.

Leer Más

Por Luis Diego Soto.

Imagen ilustrativa.

Desde hace algún tiempo, al hacer las recargas de mi servicio celular, he notado que  -sin hacer llamadas y sin enviar mensajes- los saldos se degradan de manera misteriosa.

Lo he notado sin tomar ninguna medida porque, sinceramente, siempre he creído en la honestidad y seriedad que el ICE ha mantenido conmigo y con mi familia a lo largo de toda la vida.

Sin embargo, el descaro total ocurrió el pasado 8 de agosto cuando recargué ¢1.000 con la idea de salir del país por tierra al día siguiente y, al regresar, tener fondos para llamar con el fin de que me recogieran. Leer Más

Por Giovanni Solís.

Imagen ilustrativa.

Como muchos costarricenses, he sido “despojado” de mi dinero por quienes siguen organizando conciertos con promesas que no cumplen.

El 23 de agosto fue el concierto de Vicente Fernández, para el cual sacaron a la venta 150 entradas denominadas “Los tres potrillos”a un valor de $500, con la promesa de que habría contacto con el artista y la oportunidad de tomarse fotos. Lo anterior no se dio.

Terminaron poniéndonos en fila para que, según ellos, nos tomáramos una foto. Leer Más

Por Luis Fernando Pérez Araya.

Imagen ilustrativa.

El sábado por la noche fui, con un grupo de amigos, al famoso bar juvenil Nena, en San Pedro.

Nosotros somos de edades desde 25 hacia arriba y visitamos el lugar por una despedida de una amiga.

Mi novia se antojó de comprar una Smirnoff y el costo por la botella fue de ¢2.000. Leer Más

Imagen ilustrativa.

El lector Arturo Pardo nos envió una consulta sobre si los negocios tienen potestades sobre la acera que está próxima a estos.

A continuación Pardo expone el caso que lo llevó a preguntar y luego Andrés Olsen, director de Servicios de Seguridad Privada del Ministerio de Seguridad Pública, brinda la respuesta.

“En el bar Antik, en Barrio Amón, los “bouncers” (guardias) de la entrada les prohíben a las personas consumir bebidas (de cualquier índole) cuando están en la acera del negocio, no importa si las personas ya ingresaron o no han ingresado al local, pero les piden que, si van a tomar, lo hagan en la acera de enfrente o en otra parte.  Leer Más

Older Posts »

  • Sobre el blog

    Aquí comento sobre experiencias de servicio al cliente --mías y de quienes me envían sus historias-- para no caer donde ya sabemos que otros han caído. También comento sobre todas esas situaciones ilógicas y sin sentido que muchas veces ni vale la pena denunciar, pero para las cuales existe el derecho al berreo!

    --Hazel Feigenblatt